Puente de Luz



Los puentes son siempre para atravesarlos, sino lo construye el ser humano lo construye la naturaleza con su inmensa sabiduría, porque ella  sabe que habremos de elevarnos por encima de profundidades que nos parecen peligrosas y  tendremos que  aventurarnos a acortar distancia.

Hay un espacio que recorrer entre nuestros deseos y su realización.  En ese camino nos encontraremos con muchas formas de expresión,  desde mariposas coloridas que con su volar nos remontarán a momentos de dominio  y transformación, recordándonos que como ellas también fuimos  orugas y ahora podemos volar o habrán  fieras amenazantes que se visten de horror para ahuyentarnos e impedir que sigamos avanzando.  Miedos, intrigas, apegos, tristezas,  son parte del zoológico emocional con el  que vamos a convivir a lo largo del recorrido. Qué haremos?,  devolvernos o mirar el horizonte sin final, confiados  que también llegaremos a “la tierra prometida”.

Sólo tú lo sabes delante de cual  puente estas siendo invitado a caminar.   Es seguro atravesarlo?  Tienes que aventurarte a dar uno, dos, muchos pasos, pero debes comenzar con el primero.

El diálogo mental  te recuerda lo aprendido: se cauteloso, no te lances sin seguridad,  son profundas las aguas para cruzar.   Y la voz interior, esa que emana de tu divinidad, te alienta con “no temas, estoy contigo siempre…”.  Decide si escuchar  al ego insensato que se nutre de la visión externa o a  tú poder interior, que espera ser  descubierto y puesto a trabajar. 

En cualquier lado del puente que nos coloquemos hay siempre un espacio para la inquietud, la expectativa de cómo nos gustaría que resultaran nuestras acciones, sin embargo lo que es, será siempre lo que debió ser, no importan sus colores, amalo, disfrútalo y pásalo.

Les dejo esta reflexión:   “Un viejo indio estaba hablando con su nieto y le decía:
“Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo temeroso, empequeñecido y discutidor. El otro está lleno de amor, reconoce su grandeza  y está dispuesto a la acción.”   – El nieto preguntó:” Abuelo, ¿Dime cuál de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?”

– El abuelo contestó:  ”Aquel  que yo alimente.”   Y tú,  a cuál vas a alimentar?

 Bendiciones multiplicadas.

Publicado en la edición del periódico Listín Diario del 17 de octubre, 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s