Intercambio de afectos

Para poder dar algo debemos tenerlo y si hemos de dar afecto es preciso que primero lo tengamos a nosotros mismos.   Jesús dijo: “amarás a Dios con toda tu mente, con todo tu corazón y al prójimo como a ti mismo. ”   Para el Maestro estaba claro que lo primero era el amor a Dios, luego a mi mismo y esto definitivamente haría que yo amara al prójimo, al otro.

Hablemos del primer sentimiento, el amor a Dios.  Cómo se manifiesta ese amor? Cómo se pone en evidencia que yo amo a Dios.  Las respuestas son una por cada persona que lee este escrito,  por lo que voy sugerirle que considere ésta: “… es preciso que le creamos que existe…”  El amor a  familiares, amigos, hijos, etc. es fácil de mostrar, hay ciertos comportamientos que lo ponen al descubierto, más el amor a Dios implica un encuentro muy íntimo,  “más allá del yo que aparentamos ser.”

El himno al amor dice:  “El amor es sufrido, benigno, no busca lo suyo… ” nos damos cuenta como aquel en quien creemos se da sin limitación, buscando expresarse a través de nosotros, como estando  a la puerta, llama y sólo entra si le abren. Teniendo el poder pide el permiso. Y es desde ese punto de encuentro con el UNO que  llegamos al  siguiente estadio:   Amor a mi mismo.       Durante mucho tiempo esto ha sido tabú, por el temor de que caigamos en lo que hizo Narciso.  Se cuenta  que Narciso vió su imagen reflejada en las aguas…, y se enamoró perdidamente de su propia figura.    Y allí se quedó indiferente a todo lo que le rodeaba.  Esta vieja leyenda ha dado el nombre de narcisismo a esa ingenua vanidad de quienes ante el espejo alimentan sin cesar la admiración hacia sí mismos.   El amó una imagen  hermosa, otros probablemente además verán:  el carro, la posición, la posesión y dejamos de ver lo más importante, el Cristo en nosotros y con ello  estar contentos con quienes somos y lo que podemos hacer con nuestros dones.

Si a diferencia de Narciso comenzáramos  a ver:  Belleza en los demás,  en nuestras manos las manos de Dios dando forma a la sustancia y el poder creativo de Dios a través de nuestras ideas, estaríamos en capacidad de ir al siguiente paso: intercambiar afecto, amando al prójimo.     Esta  capacidad  tiene que ver con mi:

1.  Autoconocimiento (conócete a ti mismo), tus miedos, angustias, apegos, sentimientos ocultos.  Preguntas existenciales, Quién soy?    Cuál es mi propósito en esta vida? Qué voy a hacer para lograrlo?

2. Empatía.  Interpretada aquí como la llave de oro: “Hago a otro el bien que quisiera me hicieran a mí.”  

3. Capacidad de interrelacionarse.  Aceptar que yo tengo dones y talentos y los demás también.  Me ocupo de mi crecimiento y transformación, sin querer cambiar al prójimo.  Observo cuáles están siendo mis exigencias para otro y actúo yo.

4. Juzgo con juicio recto.  Todo es conciencia. No le exijo a otros lo que no soy capaz de hacer yo.   

Estas letras cobran vida, cuando tú y yo lo decidamos.

Bendiciones multiplicadas,
Jocelyn Quezada

Anuncios

2 pensamientos en “Intercambio de afectos

  1. Julia Bodden Arboleda

    josely, avanza al encuentro del uno con el uno♥tú regeneración , al permitir que el cristo fluya trávez de tí, y compatir la verdad que conoce.

    Responder
  2. Maria Acevedo

    Bendiciones Jocelyn….y estos abrazos nos hacen tomar en cuenta estas prisas que llevamos, aveces pasamos tan rapido que no notamos esos brazos extendidos, en un simple saludo, un simple buenos dias….que marcan la diferencia….como dijo Nietzche “Ningun precio es demasiado alto, por el privilegio de ser uno mismo”…asi que abracemonos sin complejidades!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s