Archivos Mensuales: abril 2012

Aprendo a amarme

Con mucha facilidad entregamos nuestros sentimientos a otros y cuan difícil se nos hace amarnos a nosotros mismos.  Durante mucho tiempo nos enseñaron que eso era narcisismo y asi fuimos  olvidando como amarnos.

Hoy nos toca desaprender y reconocernos como el Ser especial que somos.  Un maestro dijo que era amar a los otros con la misma intensidad con que nos amamos a nosotros… Cuánto te amas?  Tu respuesta dice  la medida    de amor que tienes para los demás.

Comienza ahora mismo el inventario y … si falta algo, simplemente descubrelo en lo que te anexo.

Bendiciones multiplicadas,Cuando me aprendi a amar

Anuncios

Removiendo la piedra para alinearnos con la Verdad

Dime la Verdad, ¿quién removió la piedra? Fue la pregunta de los que llegaron primero.  Buscar la Verdad es una petición, a veces una orden para que se confirme algo que queremos escuchar o se desmienta aquello que tememos sea una realidad.

Alinearse con la Verdad permitió que El pudiera remover la piedra y es que para mover un pesado montón de escombros se requiere de energía y si se trata de nuestras vidas la energía ha de ser sustentada en Verdad, Perdón y Amor.  Son estos componentes los que nos permiten superar nuestros temores y debilidades, ayudándonos a crecer hasta la estatura de aquel que pudo remover la piedra.

Fue el conocimiento de la Verdad lo que hizo al Maestro afirmar que ¨somos la luz del mundo¨, que esa luz debe brillar y alumbrar a todos, sobre todo si respondemos la llamada del amor.  El poder del amor, con su carácter indiscriminado,  haciendo que lo compartamos sólo porque está en nosotros,  considerando lo que hacen los árboles que  no les importa quien recibe su sombra.

Removemos la piedra cuando nos levantamos de nuestras debilidades y nos damos cuenta que ya nomas tenemos que agradar a otros, que no hay por qué sacrificar lo mejor de nuestro tiempo, sentimientos, creencias, valores, por satisfacer deseos de pertenencia, reconocimientos o halagos.  Siempre que decidimos actuar desde lo divino en nosotros se remueve la piedra de  ¨nuestro orgullo que nos hace autopromovernos o de nuestro temor que nos hace autoprotegernos.¨  Cuál piedra estas dispuesto(a) a remover de ti?

Bendiciones multiplicadas,