Resucitar, una nueva oportunidad

La pascua era una importante festividad hebrea que conmemoraba la liberación de la esclavitud de Egipto.  Celebrar la resurrección en la Pascua es la fiesta cristiana más antigua. Según nos enseña el NT la crucifixión y resurrección tuvieron lugar en tiempo de la Pascua judía, de allí nos viene que los primeros cristianos sustituyeron una celebración por otra.

Si observamos, en ambos casos se celebra la liberación de la esclavitud.  Una del pueblo egipcio y la otra, la libertad de reconocer la divinidad de los seres humanos. Cada vez que nos liberamos de algún hábito o creencia que nos esclaviza estamos resucitando.

Si resucitar es volver a la vida, cada uno de nosotros tiene más de un testimonio que compartir donde se levantó de una experiencia dolorosa que lo tenía sepultado.  Nos volvimos capaces de remover la piedra y comenzar a realizar nuestro sueño.

Piedra removida

¿Qué es una piedra en nuestras vidas?  De pequeña, una piedra encontró  el mejor lugar para ubicarse, uno de mis ojos, parecía inmensa y no hubo forma, gotas, agua, que pudiera sacármela.  Necesitamos ir al médico.  Con alegría, porque se había ido el dolor, pero con un sentimiento de terrible decepción me fije en la piedra que me había atormentado.  Hubo que colocarle una lupa para que yo la viera.  Como es posible que tan pequeña partícula me trastornara tanto? Y que me dices de una piedra en el zapato?  Parecen montañas bajo nuestros pies.  Así de grande parecen ser los obstáculos que nos impiden realizar lo que deseamos.  Hay piedras llamadas miedo, falta de autoconfianza, culpa, apego, falta de compromiso  y cada una requiere ser removida, no por otros, sino por nosotros mismos.

Si nuestra mente está encerrada en un lugar oscuro,  de insatisfacción, duda existencial, soledad o algo más, hay que acudir a lo divino en nosotros para que la libere.  “Liberar nuestro esplendor aprisionado” es la  expresión de Eric Butterworth.

¿Qué podemos hacer para remover la piedra que nos impide avanzar?  Sugiero considerar: 1ro. Estar claro con lo que deseo lograr y lo que soy. Hacerme sordo y ciego ante las críticas de los que no tienen nada que aportarme.

2do. Observar mis creencias.  Mantener las que apoyan mi sueño y sustituir las que no sirven para este tiempo. “No podemos elegir  de dónde venimos,  pero si podemos decidir  hacia donde nos dirigimos.”

Todo lo que te limite o impida la realización de tu deseo, lo que se convierta en obstáculo para el logro de tu objetivo debe ser colocado bajo un lente microscópico, para descubrir allí las ataduras de la conciencia, que pueden venir de las mejores intenciones que tuvieron familiares, amigos y relacionados, pero que no te pertenecen.  Cuando haces esto, estas listo para vivir la experiencia siguiente.  Resucitar. Volver a la vida. Y simplemente disfrutar.

Bendiciones multiplicadas,

P.S.: Si esta imagen tiene copyright favor informarnos y la removemos inmediatamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s