En el corazón del deseo

¿Cuál es tu deseo hoy?
¿Qué harías para que se convirtiera en realidad?
¿Es mi deseo un  simple pensamiento irrealizable?

Yo deseo salir de la rutina, de las preocupaciones tontas sobre necesidades y compromisos.  Deseo remontarme a las alturas y desde allí ver la majestuosidad del océano, el verdor de los campos y la pequeñez de las creaciones materiales.  HUM!! Es  un deseo o una fantasía?

100_3222.JPG

¿Podemos vivir sin tener, al menos, un deseo?
¿El deseo solo tiene que ver con lo carnal?

 “…lejos de ser poco espiritual, el deseo es el primer motor de la vida, y rechazarlo es oponerse a la más persistente expresión del espíritu en nuestro interior”.  Fabiana Fondevila  

Si aceptamos  que el Ser humano se desenvuelve en varios planos  podemos concluir que nuestros deseos para que se hagan realidad deben pasar del mental a lo físico. Debemos darle forma a la idea sostenida en nuestra mente. Debemos actuar.

¿Que nos detiene?
¿Cuánto tiempo más voy a esperar para hacerlo realidad?
¿Espero un superhéroe que de un palmazo lo haga una realidad?
¿Para lograr lo que deseo, acaso hay más superhéroe que yo misma?

La Dra. Emely Cady,  en su libro Lecciones Acerca de la Verdad, dice que:

“… desear algo de corazón, siempre es Dios tocando a la puerta de tu conciencia con su infinita provisión…”

Permite que ese deseo, originado en la fuente que es vida, alegría, bienestar… siga su camino sin contaminarse con las toxinas del miedo, falsas creencias y juicios paralizantes y manifiesta hoy  lo valioso que tú eres y el más grande ser que anhela expresarse desde ti.  Yo me animé y tú ¿qué esperas?

NOTA: Foto tomada con mi celular en Jarabacoa.

 

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “En el corazón del deseo

  1. Maria Acevedo

    Dice Charles Fillmore que los deseos es Dios tocando a nuestro corazón…y el salmo 37:4 nos dice «Deléitate en Jehová, y el te concederá los deseos de tu corazón”. Dios siempre cumple nuestros deseos…en su tiempo, a su tiempo. Mejor de lo que hemos deseado.

    Responder
  2. Idalia Harolina Payano T.

    Llamese deseo, anhelo, sueño o como se le quiera etiquetar, las palabras dicen poco cuando el corazón gobierna y esa cosquillita espiritual que sentimos muy dentro y nos invita a querer hacer cosas en amor y con amor, se produce en algún lugar de la consciencia para luego convertirse en pensamiento, luego en deseo y si vencemos los miedos y nos ponemos en acción, se convierte en realidad,

    Gracias Jocelyn por esta reflexión a manera de propuesta.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s