Archivo de la categoría: Uncategorized

Aprendo a amarme

Con mucha facilidad entregamos nuestros sentimientos a otros y cuan difícil se nos hace amarnos a nosotros mismos.  Durante mucho tiempo nos enseñaron que eso era narcisismo y asi fuimos  olvidando como amarnos.

Hoy nos toca desaprender y reconocernos como el Ser especial que somos.  Un maestro dijo que era amar a los otros con la misma intensidad con que nos amamos a nosotros… Cuánto te amas?  Tu respuesta dice  la medida    de amor que tienes para los demás.

Comienza ahora mismo el inventario y … si falta algo, simplemente descubrelo en lo que te anexo.

Bendiciones multiplicadas,Cuando me aprendi a amar

II PARTE. Navidad, un tiempo para qué?

NAVIDAD, un tiempo para qué?  PARTE II

Cuál es la más  buena de las noticias que tu deseas escuchar en tiempo de navidad? Quieres oir que este es buen tiempo para conquistas?  Para lograr iniciar proyectos?.  Quizás deseas escuchar que tienes una gran oportunidad antes de finalizar el año.  Y es importante que comprendas que tu creas esa oportunidad, que esta no es fruto de la casualidad, la buena suerte o el ¨capricho¨ de alguna divinidad.   Si tienes objetivos claros y estas suficientemente determinado a esforzarte por ellos, tendrás el privilegio de escuchar la segunda palabra que el mensajero dio a los pastores: Una buena noticia de gran gozo para todo el mundo.  El nacimiento es hoy…

Todos los nacimientos comienzan en el interior de… la tierra, la madre, la mente… Has preparado tu vida para el nacimiento de lo que deseas ver realizado?

Si enfocas tu atención en descubrir la misión de tu vida, podrás escuchar la buena noticia: dentro de ti hay un caudal inmenso de posibilidades que esperan ser aprovechadas.  El nacimiento que celebramos en este tiempo trae consigo un propósito nuevo, no te lo puedes perder, para ello debes estar atento a tu conversación mental, que te dicen tus pensamientos?…

El Ángel te esta animando a que uses tus talentos y pongas mano a la obra.  Aprovecha este tiempo de des-cubrir, quitar la capa del temor, renovar tu fe y confiar que  puedes hacer realidad tus deseos.  Bendiciones multiplicadas,

Reglas para la vida de humano

Una amiga ha compartido este resumen que le llegó de un anónimo.  Quienquiera que haya recopilado estas líneas es  bendecida(o) y prosperada(o) en todos sus asuntos.

1. Recibirás un cuerpo

Puede ser que te guste o que lo odies, pero será tuyo durante todo el

tiempo que pases aquí.

2. Aprenderás lecciones

Estás anotado a tiempo completo en una escuela informal que se llama

vida. Cada día que pases en ella tendrás oportunidad de aprender lecciones.   Puede ser que las lecciones te gusten como que te parezca que no vienen al caso o que son estúpidas.

3. No hay errores, sólo lecciones

El crecimiento es un proceso de ensayo y error: la experimentación. Los

experimentos fallidos son parte del proceso en igual medida que los que, en

última instancia, funcionan.

4. Una lección se repite hasta que está aprendida

Cada lección se te presentará en diversas formas hasta que la hayas

aprendido. Cuando eso suceda podrás pasar a la lección siguiente.

5. El aprendizaje no tiene fin

No hay en la vida ninguna parte que no contenga lecciones. Si estás vivo,

aún te quedan lecciones que aprender.

6. «Allí» no es mejor que «aquí»

Cuando tu «allí» se ha convertido en un «aquí», simplemente habrás

obtenido otro «allí» que te parecerá nuevamente mejor que «aquí».

7. Los demás no son más que espejos que te reflejan

No puedes amar ni odiar nada de otra persona a menos que refleje algo que

tú amas u odias en ti mismo.

8. Lo que hagas de tu vida es cosa tuya

Tienes todas las herramientas y recursos que necesitas, lo que hagas con

ellos es cosa tuya. La elección es tuya.

9. Tus respuestas están dentro de ti

Las respuestas a las cuestiones de la vida están dentro de ti. Sólo tienes que

mirar, escuchar y confiar.

10. Te olvidarás de todo esto

 

Puedes recordarlo siempre que quieras

 Anónimo

MEMO DE LA SEMANA

Date el permiso de soñar. Soñar que las calles volvieron a ser seguras. Que el amigo sigue siendo amigo aunque no haya nada material que asegurarle. Hay algo hermoso en disfrutar de los sueños, te quedas extasiado saboreando la dulzura del momento. No temas, disfruta, añade valor a todo lo que hagas y sobre todo recibe con alegria lo que te la divinidad que es en ti, en mi y en todos. Bendiciones multiplicadas

Dejo a Dios ser Dios!

Amig@s: Con gran alegría damos inicio a la publicación del MEMO de la semana y lo inauguramos con la traducción de uno de los escritos del devocional digital del Rev. Ed Townley de Dallas, TX y Hartford, quien nos ha dado su permiso para esta publicación.  Los invito a visitar el web site del Rev. Townley:     www.unityhartford.org

Hoy yo dejo ir y dejo a Dios.  Yo dejo ir mis limitados intentos para alcanzar mi propósito de vida y  permito a Dios ser la energía que me transforma.

Dejo ir mis intentos para resolver los  problemas  voluntariamente.  Y más que eso,  yo dejo ir mis intentos para decidir exactamente cuáles son mis problemas.

No pido a Dios suplir mis necesidades percibidas.  No trato de llenar esas necesidades por mí mismo.  Hoy  permito  que mi entrega espiritual vaya  más profundamente.

Hoy afirmo que Dios no tiene lo que yo necesito; Dios es lo que yo necesito.  Dejo ir mis preguntas y respuestas, problemas y soluciones.

Hoy  es mi elección dejar a Dios ser Dios en mi vida.  Descanso seguro en el amor, guía, abundancia y gozo de Dios  fluyendo fácil y naturalmente a través de mi y a todo el universo.

 Gracias Dios!

Yo vivo el cambio

Hace tiempo aprendí una paradoja de vida: Lo único permanente es el cambio.  Por lo general si no son buscados ni provocados siempre los consideramos violentos, aún aquellos que van en nuestro beneficio.

No hay preparación para cambiar de adolescente  a adulto y tampoco hay ningún interés en aprender a aceptar que cambiamos de morada terrenal a otra mansión cuando dejamos este cuerpo.  Qué estoy dispuesto a SER, qué estoy dispuesto a HACER para que cambie la realidad de nuestro país, de nuestro mundo, de nuestra vida?  Puedo dejar de lado mis deseos de más y más peldaños sociales o políticos y aceptar el compromiso de ejecutar los cambios que como niños gritando por su padre superior están demandando: los desaforados por la violencia, los que al no apreciar su propia vida disparan  a mansalva, los que sienten la privación de la equidad, de la convivencia respetuosa y de la integridad en todos los estamentos de la vida.

Mostrándole todos los tesoros de la tierra y diciéndole que le podría por encima de ellos, si tan sólo le adorara… es un parafraseo de una de las tentaciones al Maestro, la cual parece estar terriblemente cerca de aquella a la que nos exponemos cada día, a saber: Sólo tienes que santificar con tu aprobación tal o cual situación y te mantendrás en el puesto; “profanar todo lo sagrado y sacralizar todo lo lo profano” como escribió Hermann Brunnen, “contribuye al sostenimiento de la incompetencia que esto no lo cambia nadie, tú no eres la golondrina solicitaría que hará el verano.”

Usted que lee este escrito puede agregarle su propia experiencia, no sin estar consciente que es desde ese espacio en el que hoy nos encontramos que somos responsables de expresar esa chispa de espiritualidad que llevamos dentro y aquí no me refiero a dos alitas y un aro luminoso sobre nuestras cabezas, no, hablo de dar lo mejor de cada uno de nosotros para provocar las transformaciones que estamos demandando como país, como ciudadanos, como hermanos y es espiritual porque involucra la suma de todo lo que somos.  Entonces tú, Qué vas a cambiar?…Yo trabajo en el mío

El observador

Vamos por el camino de la vida y nos topamos con la actitud del que quiere lucir como el que más sabe; algunos son los que “yo mando aquí”; otros la “culpa” es de tal o cual, en fin, es interesante sentarse como espectador y mirar esas actitudes, porque en cualquier oportunidad o la hemos asumido nosotros o estamos en camino de superarlas.

Hay mucho que crucificar si queremos resucitar a un camino de gloria, de paz y de absoluta seguridad que nada se irá con nosotros, por tanto, que “nada nos turbe, que nada nos espante.” Me dices que es difícil, me preguntas cuándo podrás superarlo y yo al igual que tú, tampoco se, sólo le enseño a mi mente que eso tomará el tiempo necesario y que por ser difícil nos lo asignaron a los que lo vemos.

La felicidad nos pertenece, pero al igual que la narración que hace la Biblia de los israelitas hay que conquistarla luchando contra los pueblos que la ocupan y el pueblo más grande y mas poblado con el que debemos luchar es el que ocupa nuestro territorio mental.

El tamaño de los gigantes es sólo el que le demos a cada pensamiento de error que se levante en nosotros. Los “no puedo”, “no voy a lograrlo” y otros más se pueden enfrentar viéndolos en la dimensión exacta de lo que son y aquello que lo produce, contemos en su procedencia el miedo, el dolor, los recuerdos de experiencias pasadas y no superadas, en fin, todo lo que nos ata.

 Qué haremos? Lo miro, más aún, lo observo como si estuviera haciendo una investigación, me arriesgo, acepto responsabilidad y confío en que todo el universo está a mi favor para que se realice mi mayor bien.

Renacer en la nueva década

En alguna etapa de la vida hemos deseado volver a nacer y comenzar a vivir la vida desde el punto del conocimiento en el que nos encontramos en un determinado momento.  La ocurrencia de esto nos permitiría eliminar  desafíos  que entendemos no debemos afrontar, quizás pondríamos sólo los detalles que  nos proporcionan la alegría pasajera que se sustituye una y otra vez.

Por fortuna  para nosotros, cuando comprendemos que siempre podemos renacer en el espíritu, moviéndonos de “gloria en gloria”, el nuevo nacimiento viene acompañado de mejores experiencias de transformación y vida.    Al ofrecer al Cristo en mí una mente alerta, un corazón abierto y  manos dispuestas para el servicio nos convertimos en expresiones del poder creativo de Dios y podemos celebrar nuestro  renacimiento.

En el mes de diciembre nos invitan  a  festejar el nacimiento de un amigo universal que con su paso por el mundo  manifestado  dividió  la  historia, hablamos de Jesús y es que los cumpleaños son momentos para alegrarse, para recordar los amigos y sobre todo para reunirse a celebrar.

A esta actividad de tan singular  trascendencia no se debe faltar, sobre todo si nos planteamos que entraremos a una nueva década a la que podemos  llevar  los mismos pensamientos que hemos arrastrado desde antes de que el mundo fuera,  las emociones  paralizantes  con la que hemos    aceptado  convivir,  o hemos de  comenzar  dispuestos a decidir que este es el momento de  liberar el poder   interior   que espera ser expresado    y        ver  en   el    renacimiento nuestra nueva cita con la  vida.

En un artículo, que circula en la  internet,  atribuido al Dr. Mario A. Rosen, médico, educador, escritor, y empresario  exitoso,  según se describe en la presentación del mismo, habla del cambio de las reglas de convivencia y cita el  culto a cuatro principios: “ Pretender saberlo todo; Tener razón hasta morir; No escuchar;  y  Tú me importas, sólo si me sirves”,  si  aceptamos acudir a la convocatoria de la nueva década con estos atributos, nos conviene  examinar a la luz de la razón y el corazón los posibles frutos, algunos de los cuales ya estamos “saboreando” .

Renacer implica desaprender patrones congelados que nos hacen creernos superiores a otros por el tener, por la ubicación en la escala social,  o por estar ciegos a la verdad de que, sin importar la gran brecha creada entre poseedores y desposeídos,  nadie falta a la llamada para recoger lo que ha sembrado.  Si sólo yo tengo la razón he de admitir que el mundo se ha hecho inmensamente pequeño al asumir únicamente mi estatura.

Podemos estar sordos como para no oir  el llanto incesante ante  la pérdida de una vida por una simple cerrazón o imposición de mi verdad, es por eso que hoy  vale repetir, como un día escuché:  ”No importa que haya nacido 2010 veces, sino ha renacido en ti”.  Estás dispuesto a ofrecerle el pesebre de tu interior?


Puente de Luz



Los puentes son siempre para atravesarlos, sino lo construye el ser humano lo construye la naturaleza con su inmensa sabiduría, porque ella  sabe que habremos de elevarnos por encima de profundidades que nos parecen peligrosas y  tendremos que  aventurarnos a acortar distancia.

Hay un espacio que recorrer entre nuestros deseos y su realización.  En ese camino nos encontraremos con muchas formas de expresión,  desde mariposas coloridas que con su volar nos remontarán a momentos de dominio  y transformación, recordándonos que como ellas también fuimos  orugas y ahora podemos volar o habrán  fieras amenazantes que se visten de horror para ahuyentarnos e impedir que sigamos avanzando.  Miedos, intrigas, apegos, tristezas,  son parte del zoológico emocional con el  que vamos a convivir a lo largo del recorrido. Qué haremos?,  devolvernos o mirar el horizonte sin final, confiados  que también llegaremos a “la tierra prometida”.

Sólo tú lo sabes delante de cual  puente estas siendo invitado a caminar.   Es seguro atravesarlo?  Tienes que aventurarte a dar uno, dos, muchos pasos, pero debes comenzar con el primero.

El diálogo mental  te recuerda lo aprendido: se cauteloso, no te lances sin seguridad,  son profundas las aguas para cruzar.   Y la voz interior, esa que emana de tu divinidad, te alienta con “no temas, estoy contigo siempre…”.  Decide si escuchar  al ego insensato que se nutre de la visión externa o a  tú poder interior, que espera ser  descubierto y puesto a trabajar. 

En cualquier lado del puente que nos coloquemos hay siempre un espacio para la inquietud, la expectativa de cómo nos gustaría que resultaran nuestras acciones, sin embargo lo que es, será siempre lo que debió ser, no importan sus colores, amalo, disfrútalo y pásalo.

Les dejo esta reflexión:   “Un viejo indio estaba hablando con su nieto y le decía:
“Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo temeroso, empequeñecido y discutidor. El otro está lleno de amor, reconoce su grandeza  y está dispuesto a la acción.”   – El nieto preguntó:” Abuelo, ¿Dime cuál de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?”

– El abuelo contestó:  ”Aquel  que yo alimente.”   Y tú,  a cuál vas a alimentar?

 Bendiciones multiplicadas.

Publicado en la edición del periódico Listín Diario del 17 de octubre, 2010