Archivo de la etiqueta: emociones

Un nuevo corazon

Mi mejor deseo para el que lea este blog es que encuentre una palabra que lo inspire, motive y le anime a la actuación.

He estado leyendo sobre diversos temas, voy de la razón para cultivar el conocimiento, al corazón para entrenarme en escucharle. No fue tonto el sabio cuando pidió: “Dame un corazón que entienda…”
Waooo!! tenemos cuerpos físicos, mental, emocional y ayer aprendí que vital, todos ellos haciendo una interesante labor, mas al momento de decidir hay que escuchar al corazón, por que??? porque nuestra mente,diseñada para pensar, repite, repite y repite lo mismo, son pocas sus creaciones, por eso hay que callarla y dejar que el corazón nos revele lo que tenemos que hacer.

Refiere la historia, contada por Miguel Limardo en Luces Encendidas que: Un misionero en Africa estaba traduciendo el evangelio según San Juan a un dialecto del lugar donde se encontraba. No encontraba las palabras exactas para traducir, CREO, resolvió acudir a un africano y el hombre después de pensar unos momentos, sugirió No quiere decir “oigo en mi corazón”.
Te animo a escuchar tu corazón, sin juicio, con oído espiritual atento.

Bendiciones multiplicadas

Anuncios

LA LLAMADA DEL UNIVERSO…

El universo está llamando… con este título el Movimiento Unity celebró una jornada mundial de oración, presentamos algunas ideas surgidas a propósito de este tema .  Me pregunto si usted  y yo estamos  dispuestos  a escuchar al universo.  Nos damos cuenta que hay urgencia de asuntos por atender: la familia, el desbordamiento que tenemos por tener o aparentar,   los amigos que nos necesitan,  lo que estamos viendo en nuestra sociedad y la experiencia de vida que estamos afrontando en este momento. Todo es parte de ese llamado.  Si nuestro oído es atento a lo que se nos está diciendo es seguro que descubriremos el mensaje divino en esa llamada.

Cuál es mi respuesta?   Me conformo con pensar en mi bienestar, no me atrevo a   hurgar  en mi interior,  preguntarme  por qué nuestra juventud tiene tanta rabia como para agredir de forma salvaje a uno igual a él/ella,  por qué la violencia de género, por qué el deseo de embotar nuestras mentes con sustancias que nos alteran.? Por qué?

Es necesario reinstalar un nuevo chip  en la mente y el corazón de todos.  Uno que nos recuerde que compartimos el mismo espacio, que respiramos el mismo aire, sin importar lo majestuoso  o humilde de la vivienda.  Que somos una perla en el collar que es la vida.

Hoy  no pregunto  “por quién doblan las campanas”, porque estoy segura que  lo hacen por ti y por mí, por la madre que llora la partida abrupta de un hijo querido y por aquella que mendiga un espacio donde vender de manera digna su fuerza de trabajo, sin tener que empeñar su cuerpo o convertirse en esclava servil de quien nos tiraniza indicándonos que el tener y el aparentar es lo que nos hace mejores.

Necesitamos  oír  que las campanas tocan para recordarnos con alegría los logros de la comunidad, aquellos que debemos celebrar todos, no queremos  oir mas que el sonido de las campanas es por la tristeza de despedir a un joven que por una acción violenta parte a la eternidad y porque  otros  cambiaron por una jaula todo lo que el vigor de su edad  le podía  brindar a nuestra sociedad.

En su libro The Universe is calling, sin traducción al español, Eric Butterworth dice: “la llamada del universo es a ir más alto, a hacerte cargo de tu vida, liberar tu esplendor aprisionado”  Anímate a intentarlo, junt@s somos mayoría.

NOTA: Si la imagen tiene copyright favor  informarnos y la removemos inmediatamente.

Aprendo a amarme

Con mucha facilidad entregamos nuestros sentimientos a otros y cuan difícil se nos hace amarnos a nosotros mismos.  Durante mucho tiempo nos enseñaron que eso era narcisismo y asi fuimos  olvidando como amarnos.

Hoy nos toca desaprender y reconocernos como el Ser especial que somos.  Un maestro dijo que era amar a los otros con la misma intensidad con que nos amamos a nosotros… Cuánto te amas?  Tu respuesta dice  la medida    de amor que tienes para los demás.

Comienza ahora mismo el inventario y … si falta algo, simplemente descubrelo en lo que te anexo.

Bendiciones multiplicadas,Cuando me aprendi a amar

Removiendo la piedra para alinearnos con la Verdad

Dime la Verdad, ¿quién removió la piedra? Fue la pregunta de los que llegaron primero.  Buscar la Verdad es una petición, a veces una orden para que se confirme algo que queremos escuchar o se desmienta aquello que tememos sea una realidad.

Alinearse con la Verdad permitió que El pudiera remover la piedra y es que para mover un pesado montón de escombros se requiere de energía y si se trata de nuestras vidas la energía ha de ser sustentada en Verdad, Perdón y Amor.  Son estos componentes los que nos permiten superar nuestros temores y debilidades, ayudándonos a crecer hasta la estatura de aquel que pudo remover la piedra.

Fue el conocimiento de la Verdad lo que hizo al Maestro afirmar que ¨somos la luz del mundo¨, que esa luz debe brillar y alumbrar a todos, sobre todo si respondemos la llamada del amor.  El poder del amor, con su carácter indiscriminado,  haciendo que lo compartamos sólo porque está en nosotros,  considerando lo que hacen los árboles que  no les importa quien recibe su sombra.

Removemos la piedra cuando nos levantamos de nuestras debilidades y nos damos cuenta que ya nomas tenemos que agradar a otros, que no hay por qué sacrificar lo mejor de nuestro tiempo, sentimientos, creencias, valores, por satisfacer deseos de pertenencia, reconocimientos o halagos.  Siempre que decidimos actuar desde lo divino en nosotros se remueve la piedra de  ¨nuestro orgullo que nos hace autopromovernos o de nuestro temor que nos hace autoprotegernos.¨  Cuál piedra estas dispuesto(a) a remover de ti?

Bendiciones multiplicadas,

Lobos modernos

“La Caperucita”, “Los 3 cerditos” y otros cuentos más nos presentan la figura del malvado y feroz lobo; pocos recuerdan el gesto maternal de la loba que amamantó a Rómulo y Remo, los fundadores de la Roma antigua, según la leyenda. El lobo siempre era el malo porque atacaba los rebaños y las vidas.

Hoy también tenemos sueltos muchos lobos, algunos se han enseñoreado en la selva de nuestras mentes y en la jungla en que muchos tratan de convertir el espacio que se nos ha dado para vivir.

Dice una historia de Og Mandino que: “Un anciano indio Cherokee estaba conversando con su nieto.

Él le dijo: -Los hábitos son como dos lobos hambrientos de igual fuerza que están en tu mente; uno de ellos es bueno y hace todo lo que sea positivo.

Es bondadoso, comprensivo, ama incondicionalmente, siente un constante deseo de dar, ayudar, compartir y amar, y siempre anda contento, en fin; pero el otro lobo, es malo. El temor y los malos sentimientos rigen su centro. Así que siente odio, envidia, es egoísta, y los celos devoran su ser. Siente un fuerte deseo de dominar psicológicamente y dominar físicamente, es malvado, violento; vive en amargura.

Su nieto se quedó pensando por unos momentos y le pregunta a su abuelo: -Tata, y si los dos lobos pelearan, ¿cuál ganaría? Su abuelo le respondió: -El lobo que tú decidas alimentar”.

Aquel al que le des poder en tu mente. “Solo un hábito puede dominar otro hábito”.

Algunos de los lobos que hemos alimentado están bien escondidos, reprimidos, se levantan cada cierto tiempo, como la bestia del Apocalipsis.

En estos días los periódicos nos han traído las noticias de lobos que con mucha saña, odio y fiereza han acabado con la vida de una profesora en Barahona, un periodista en La Romana y una empresaria de Higu¨ey. ¿Cuáles lobos está alimentando la sociedad dominicana? ¿Cuáles hábitos nuevos estamos cultivando en la selva de nuestra mente? Nos estamos alimentando de riqueza fácil, consumismo, vacío existencial, apatía y de “vida virtual”, que manipulada por algunos nos va quitando el gusto por la inteligencia, porque “pensar implica esfuerzo, trabajo y compromiso”.

Nos angustiamos por lo que no podemos conseguir ni tener con trabajo honesto, pero exhibimos lo que no podemos justificar desde un puesto público, social o religioso.

Dicen algunos expertos que nos toma alrededor de 21 días instalar o desinstalar un hábito. Un tiempo bien corto si nos atreviéramos a adoptar un nuevo modelo de comportamiento o de actuación. Nuestra responsabilidad es deshabilitar esos lobos. Si por moda están ocurriendo hechos dolorosos, por contagio debemos alimentar el lobo del respeto a la vida, volver la mirada a nuestro interior y recuperar fuerzas desde ese centro de paz. El anhelo ardiente de la creación es comenzar a manifestar ese Cristo que está en nosotros. Bendiciones multiplicadas.

También puedes encontrar este artículo en:

http://www.listin.com.do/religionsenderos/2011/9/10/203069/Neutralizando-a-los-lobos-modernos