Archivo de la etiqueta: tiempo

FLUYENDO CON LA VIDA

En mi relectura del libro “En el fluir de la vida”, del Rev. Eric ButterWorth, recordé que hace un tiempo tomé una prueba que iniciaba con la pregunta que hoy te hago a ti: ¿Qué significa para ti fluir? El sinónimo en el diccionario nos permite reflexionar sobre cómo nos estamos deslizando por la vida. ¿Lo hacemos de una forma tormentosa, como si camináramos sobre un terreno lleno de espinas?, quizás tristes porque aprendimos que estamos en un valle de lágrimas o nos movemos como un cascabel, llenando cada espacio con su “nota de alegría”. Es importante saber que cualquiera que sea la forma como lo estemos haciendo es nuestra decisión. Podemos elegir estancarnos o fluir con la vida.

Si la imagen tiene copyright, favor avisarnos  y la removeremos inmediatamente

Si la imagen tiene copyright, favor avisarnos y la removeremos inmediatamente

El filósofo Plotino dice: “Si fluyes como la vida fluye, no necesitas otro poder.” Pero, ¿qué tipo de poder? Se me ocurre el que me ayuda a no quedarme en el pasado, el que me hace avanzar cada día, en cada situación.

Suelo llamar la atención a las personas que dicen: “en mi tiempo se hacía o era de tal forma”, dejándonos ver que aceptan como una realidad que este no es su tiempo. Entonces, ¿dónde están? ¿Dónde se quedaron atrapadas?  Nuestro tiempo es hoy, es aquí, es ahora. “Ahora es el tiempo glorioso”. ¿Lo vamos a desperdiciar?

“La vida no se detiene, prosigue su agitado curso”, decía un locutor popular dominicano. Se me ocurre que la vida no tiene un curso agitado, ella fluye. Somos tú y yo los que nos agitamos, porque queremos detener o variar su libre fluir. Así como hemos dado nuestro “consentimiento” mental a la pobreza, la enfermedad, la muerte, debemos dar nuestro consentimiento a vivir en el fluir, apartándonos de los pensamientos que crean tensión, alejándonos de las personas tóxicas, recordando que todo vino para pasar y como dijo San Agustín: “Trabaja como si todo dependiera de ti y espera como si todo dependiera de Dios.”. 

Bendiciones multiplicadas.

 

Reglas para la vida de humano

Una amiga ha compartido este resumen que le llegó de un anónimo.  Quienquiera que haya recopilado estas líneas es  bendecida(o) y prosperada(o) en todos sus asuntos.

1. Recibirás un cuerpo

Puede ser que te guste o que lo odies, pero será tuyo durante todo el

tiempo que pases aquí.

2. Aprenderás lecciones

Estás anotado a tiempo completo en una escuela informal que se llama

vida. Cada día que pases en ella tendrás oportunidad de aprender lecciones.   Puede ser que las lecciones te gusten como que te parezca que no vienen al caso o que son estúpidas.

3. No hay errores, sólo lecciones

El crecimiento es un proceso de ensayo y error: la experimentación. Los

experimentos fallidos son parte del proceso en igual medida que los que, en

última instancia, funcionan.

4. Una lección se repite hasta que está aprendida

Cada lección se te presentará en diversas formas hasta que la hayas

aprendido. Cuando eso suceda podrás pasar a la lección siguiente.

5. El aprendizaje no tiene fin

No hay en la vida ninguna parte que no contenga lecciones. Si estás vivo,

aún te quedan lecciones que aprender.

6. «Allí» no es mejor que «aquí»

Cuando tu «allí» se ha convertido en un «aquí», simplemente habrás

obtenido otro «allí» que te parecerá nuevamente mejor que «aquí».

7. Los demás no son más que espejos que te reflejan

No puedes amar ni odiar nada de otra persona a menos que refleje algo que

tú amas u odias en ti mismo.

8. Lo que hagas de tu vida es cosa tuya

Tienes todas las herramientas y recursos que necesitas, lo que hagas con

ellos es cosa tuya. La elección es tuya.

9. Tus respuestas están dentro de ti

Las respuestas a las cuestiones de la vida están dentro de ti. Sólo tienes que

mirar, escuchar y confiar.

10. Te olvidarás de todo esto

 

Puedes recordarlo siempre que quieras

 Anónimo